Conectarse
Por aqui se entra!!,
Usuario

Contraseña

Recordarme
Recordar contraseña
¿Aún sin cuenta? Crear una
Hola amigos, tenemos los mejores contenidos preparados para tí, para acceder al contenido restringido, libros de astrologia, videos,etc..,necesitas conectarte.Un cordial saludo!
Portada
Crear Cuenta Usuario
La Astrologia
Biblioteca Virtual Online
Videos Astrologia
Carl Jung
Efemerides Gratis
Carta Astral
Musica Astrologica
Los Signos Zodiacales
Los Plantetas Zodiacales
Mitos y Significado
Un dia como hoy...
Últimas Noticias
Zona Relax
Sala Meditacion
Busqueda Avanzada
Contacta nosotros
Portada arrow Mitos y Significado arrow Codicia y Ambición arrow Mito del Anillo de Polícrates
Mito del Anillo de Polícrates Imprimir Correo
15-08-2011 a las 01:00:00
Arrogancia ante los dioses

Los griegos utilizaban la palabra "Hubris" para describir el orgullo desmedido y el fracaso en reconocer los limites. Para ellos, esta palabra originaba irremediablemente la ira como respuesta de los Dioses, aunque el castigo fuera siempre delineado inconscientemente por la propia persona. La historia de Polícrates ilustra perfectamente cómo el "hubris", combinado con la codicia humana normal, conducen inevitablemente a la caída.

   Policrates, el tirano de Samos, aparecía ante el mundo como un hombre muy afortunado. Gobernó en una rica isla que había arrebatado por la fuerza a sus dos hermanos. Habiendo asesinado a uno de ellos y desterrado al otro, se encontró como único gobernante. Raro era el día en que no recibía noticias de la victoria de su flota o de que llegab a un barco a su puerto cargado con riquezas y esclavos. Era tan rico y poderoso que deseaba convertirse en el amo y señor de toda la Jonia.

   En la plenitud de sus triunfos, Polícrates se ofreció como aliado a Amasis, el gran rey de Egipto, que, al principio, aceptó su amistad. Pero el rey Amasis comenzó a tener sospechas, y al poco tiempo envió un mensaje a Polícrates.

  

El anillo de policrates
Polícrates
"Un hombre que es siempre afortunado tiene mucho que temer. Nadie se eleva a una gran posición como la tuya sin hacer enemigos, e incluso los mismos dioses estarán celesos de un hombre que obtiene tantos triunfos porque el bien y el mal, alternadamente, constituyen la herencia común entre los mortales. Nunca he oído de alguien que sea tan grande que no tenga ninguana preocupación y que llegue a un final feliz. Acepta mi consejo: busca tu mejor tesoro y ofrécelo como sacrificio a los dioses para que no te traten de modo adverso."

   Cuando Polícrates recibió el mensaje, pensó en su contenido intensamente y decidió que seguiría el consejo del rey Amasis. Eligió un anillo de esmeraldas de gran valor, unos de los tesoros que menos deseaba perder, y se hizo a la mar en una embarcación ricamente engalanada. Ante su séquito y sus guardias, arrojo el anillo a las profundidades del mar, confiando en que eso le compraría los favores de los dioses.

  Sin embargo, antes incluso de llegar a casa, Polícrates ya se arrepentía de la pérdida de su preciosa gema, y durante muchos días se reprochó por haberla arrojado tan apresuradamente. Una semana después, un pobre pescador llevó a las puertas del palacio un gran pez, pensando que semejante regalo le agradaría al rey de Samos. Cuando los sirvientes abrieron el pez, encontraron dentro de su vientre la mismísima esmeralda que el rey había arrojado al mar, y se la entregaron gozosamente a su amo.

Polícrates estaba encantado y tomó esto como señal de que los dioses le concedían para siempre buena fortuna. Escribío gozosamente al rey Amasis, explicando que había seguido su consejo y que los dioses le habían devuelto su ofrenda. Para su sorpresa, Amasis envió de regreso al heraldo con la renuncia a la alianza, porque veía en Polícrates a alguien que parecía destinado a provocarle calamidades.

   No obstante, en su orgullo el tirano no admitió ninguna advertencia. En lugar de ello continuó con su lucha por el poder y la riqueza y, ofuscado por el éxito, se sitió invencible. Pasado algún tiempo, Polícrates recibió noticias del rey Oroetes de Persia, quien le proponía una alianza y le ofrecía un gran tesoro a cambio de ayuda. El codicioso Polícrates no pudo resistirse a la oportunidad y envió a un sirviente a visitar a Oroetes y ver los tesoros que estaba ofreciendo.

   Mostraron al sirviente ocho arcones que, de hecho, estaban llenos de piedras, aunque la capa superior de cada arcón estaba cubierta de oro y joyas. El sirviente trajo a Polícrates un brillante informe del maravilloso tesoro y el tirano decidió ponerse en movimiento de inmediato.

   Los oráculos y adivinos, sin embargo, no eran partidarios de que hiciera el viaje, y la hija de Polícrates soñó que su padre se elevaba en el aire, arrebatado por Zeus y unguido por el Sol. Pero Polícrates tomó el sueño como un presagio de un gran honor y exaltación, y partió poniendo rumbo directo hacia Persia e ignorando todas las advertencias. Una vez que el rey Oroetes lo tuvo en sus manos ordenó que fuera crucificado de inmediato. De modo que el hombre que creía no tener nada  que temer del cielo y de la tierra fue arrebatado por el cielo y ungido por el sol.

Toda la astrologia a tu alcance, crea tu cuenta gratis  para disfrutar sin limites de un apasionante viaje donde el universo encierra las claves de tu propia existencia. Sorpréndete y aprende divirtiendote con los seminarios de astrologia del prestigioso astrólogo jungiano Juan Tolosa Paz, signos del zodiaco, descarga libros de astrologia, el horoscopo  y por supuesto las últimas noticias y articulos que tenemos preparados para tí.

thumbT10.10.jpg