Conectarse
Por aqui se entra!!,
Usuario

Contraseña

Recordarme
Recordar contraseña
¿Aún sin cuenta? Crear una
Hola amigos, tenemos los mejores contenidos preparados para tí, para acceder al contenido restringido, libros de astrologia, videos,etc..,necesitas conectarte.Un cordial saludo!
Portada
Crear Cuenta Usuario
La Astrologia
Biblioteca Virtual Online
Videos Astrologia
Carl Jung
Efemerides Gratis
Carta Astral
Musica Astrologica
Los Signos Zodiacales
Los Plantetas Zodiacales
Mitos y Significado
Un dia como hoy...
Últimas Noticias
Zona Relax
Sala Meditacion
Busqueda Avanzada
Contacta nosotros
Portada arrow Mitos y Significado arrow Mitos de Cáncer y la Luna arrow Edipo
Edipo Imprimir Correo
09-12-2009 a las 02:00:00

   Existe otro mito más que se relaciona con el arquetipo de Cáncer: la historia de Edipo. Aunque mucha gente lo conoce, no recuerda (o nunca a sabido) los detalles. Es un relato fascinante.

   En su forma más básica, la casa de Cadmo era una familia muy estimada en Grecia cuando se fundó. Cadmo había viajado a Atenas para buscar a su hermana, Europa, que según se decía había sido tomada por Zeus. En Tebas, Cadmo fue atacado por un dragón, pero consiguió matarlo, aunque el dragón destruyó todo su ejército. Para acortar el largo relato, se dice que Cadmo y cinco soldados ayudaron a construir la ciudad de Tebas.

    Cadmo se caso más tarde con Harmonía, una de las hijas favoritas de Ares (Marte) y Afrodita (Venus). La familia de Cadmo tuvo sus dificultades y sus tragedias, pero saltemos hasta Layo, el tataranieto de Cadmo y Harmonía, que era el siguiente en la línea de sucesión al trono. Los usurpadores del trono obligaron a Layo, aún joven, a marcharse de Tebas y quedarse en Olimpia. Mientras se encontraba allí, Layo vivió bajo la hospitalidad del rey Pélope, a quien traicíonó raptando a su joven hijo ilegítimo, Crisipo, al cual retuvo para que le procurase placer sexual. El joven Crisipo pronto se suicidó para ocultar su participación en aquella relación secreta.

   Layo se casó más tarde con una mujer llamada Yocasta, y tuvieron dificultades para concebir hijos. Layo consultó al oráculo de Delfos en busca de una cura, pero el oráculo no le ofreció ninguna, y en cambio le advirtió que si tenía un hijo se abatiría una gran desgracia sobre el y su esposa, ya que su futuro hijo le mataría y se casaría con su madre.Image

   El oráculo fue muy claro al respecto, en tres ocasiones distintas. Layo decidió hacer caso al oráculo y no tener hijos, por lo que jamás volvió a tener relaciones sexuales con su mujer, pero no le dijo a ella por qué. Sin embargo, Yocasta, al no estar enterada de la advertencia del oráculo de Delfos, emborrachó una noche a su esposo, hicieron el amor y ella concibió un varón que era Edipo con otro nombre.

   Aterrorizados (para entonces Yocasta ya estaba enterada de lo que podría pasar), entregaron al niño a unos pastores para que le dejaran morir en el monte Citerón. Los pastores se apiadaron del pequeño y cuidaron de que no muriera. Así que el niño sobrevivió y más tarde fue cuidado por Peribea y Pólibo, que le amaron y le pusieron el nombre de Edipo. Lo importante es que al crecer al cuidado de su nueva familia, Edipo no conoció su verdadera herencia y creía que Peribea y Pólibo eran sus verdaderos padres.  Sin embargo no se parecía a ellos, y una noche un huésped borracho de la familia se lo hizo ver. Turbado, Edipo fue a Delfos a consultar al oráculo acerca de sus auténticas raíces.

   Pero antes de que pudiera preguntárselo siquiera, Pitia, profetisa deApolo, se molestó mucho, le dijo a gritos que saliera del santuario y le predijo que un día asesinaría a su padre y se casaría con su madre. Aquella era una noticia horrenda, y Edipo se sintió terriblemente afectado. Aún no sabía que Peribea y Pólibo no eran sus aunténticos padres, de modo que inmediatamente decidió alejarse de ellos lo más posible.

   Mientras tanto, de vuelta a Tebas, las cosas no le iban bien al rey Layo, que tenia sensaciones de miedo que no podría explicar; necesitaba saber si el encantamiento que pesaba sobre su esposa y él seguía vigente. En aquel momento, además, la Esfinge (un monstruo terrible) estaba matando a los habitantes de Tebas. Layo se dijo que tenía que volver a Delfos a consultar de nuevo al oráculo. Aquí el mito difiere según versiones.

   Unos dicen que Layo fue como rey a averiguar cómo controlar a la Esfinge, otros dicen que fue como hombre para saber más acerca de lo que debía hacer para evitar su destino en lo concerniente a su hijo. De camino, al llegar a una encrucijada, Layo y sus acompañantes vieron a un joven en el senderon y le dijeron que se apartara. El joven, que era Edipo, se negó a hacerlo. (En este punto es interesante señalar que la palabra "edipo" significa "pie hinchado".) Al parecer, en ese momento una rueda le pasó por encima del pie o un sirviente le golpeó en la cabeza ( o ambas cosas). Eso puso a Edipo lo bastante furioso para matar a Layo, que era su verdadero padre, aunque, naturalmetne, él no lo sabía. Image

   Tanto Layo como Edipo intentaron hacer caso omiso del su destino y los dos se dieron de bruces con él en una encrucijada de caminos. Layo jamás supo que fue su hijo quien le mató ese día.

   Mientras tanto, en Tebas la Esfinge aterrorizaba a la ciudad. Se decía que Hera la había enviado para castigar a Layo por su comportamiento con Crisipo. El acertijo que planteó la Esfinge al que fuera lo bastante valiente para intentar resolverlo era: ¿Que critaura camina a cuatro patas por la mañana, a dos patas al mediodía y a tres patas por la noche? El que resolviera el enigma liberaría la ciudad. Sin embargo el que se equivocara sufriría una muerte terrible, pues la Esfinge le devoraría vivo. Acababa de devorar al hijo de Creonte y al sobrino de Yocasta. Creonte, afligido por la muerte de su hijo y de su cuñado, ofreció una recompensa: una bonita suma y la mano de su hermana en matrimonio al que resolviera el enigma de la Esfinge.

   Edipo lo intentó... y acertó. Dijo correctamente que la respuesta era "el hombre, que gatea cuando es un niño pequeño, camina erguido cuando es un adulto y se apoya en un gaston cuando es viejo" poniendo fin así al reinado del terror de la Esfinge y obteniendo la mano de Yocasta, sin saber que era su verdadera madre (Yocasta tampoco sabía que Edipo era su hijo, pero sí sabía que Layo había sido asesinado en el camino de Delfos.) De este modo el hombre más sabio de la ciudad, Edipo ignoraba la identidad de sus auténticos padres y cometió precisamente los actos que tanto se había esforzado en evitar.

   A pesar de lo que nos diga Freud acerca de esta historia, parece transmitir el mensaje de que los pecados de los padres se repiten en los hijos. Los dioses parecen sugerir que es preciso pagar por dichos pecados, no hay modo de evitarlo. Así la historia de Edipo sirve a modo de cuento moralista que enseña que debemos llevar una vida limpia o de lo contrario prepararnos a ver nuestras aflicciones repetidas en nuestros hijos.

   Algunos Cáncer tienen, en efecto, fuertes complejos problemas familiares que resolver a lo largo del tiempo, y es cierto que los desmanes cometidos por los progenitores pueden causar después gran tristeza en la vida de sus retoños. Para algunos Cáncer (o para quienes tengan planetas afligidos en Cáncer), puede ser muy doloroso superar el trauma de abusos sexuales sufridos en la infancia o descubrir la verdad sobre determinado secreto de la familia. Para otros, no ha habido ningún "desmás", sino sólo el problema de encontrar la mejor manera de afrontar la situación familiar en el día a día.

   Por ejemplo, la cuestión podía centrarse en cuándo hacerse cargo del negocio familiar sin herir los sentimientos del progenitor que lo inició. Resolver los problemas de la familia es una preocupación muy canceriana, pero los Cáncer están muy bien preparados para afrontarla con la experta sesibilidad, sobre todo si lo hacen con objetividad. Para los Cáncer es difícil separar los sentimiento de los hechos, por eso a veces merece la pena que consulten a un profesional del confianza que les ayude a comprender los detalles y buscar formas nuevas de supera los desafíos.

   De lo que se trata es que el problema no tiene por qué terminar en una tragedia; los conflictos familiares también pueden acabar en un triunfo. A diferencia de los griegos, que creían en el destino inevitable, nosotros que podemos controlar nuestro futuro y así lo hacemos.

Última actualización ( 06-05-2012 a las 17:58:44 )

Toda la astrologia a tu alcance, crea tu cuenta gratis  para disfrutar sin limites de un apasionante viaje donde el universo encierra las claves de tu propia existencia. Sorpréndete y aprende divirtiendote con los seminarios de astrologia del prestigioso astrólogo jungiano Juan Tolosa Paz, signos del zodiaco, descarga libros de astrologia, el horoscopo  y por supuesto las últimas noticias y articulos que tenemos preparados para tí.

K1.8Zeus.jpg